Contenido:
LIBROS APOCRIFOS ES ES UN BLOG PARA GAYS VARONES ADULTOS.
*Cuando en este Blog se usan los términos "Chiquillo" o "Niño" son Sólo en forma de jerga o lenguaje coloquial, entendiéndose que se hace referencia a personas Adultas. Todos los modelos aqui mostrados son de 18 años o mayores.
LIBROS APOCRIFOS es un Blog hecho de relatos, y sólo tiene sentido para aquellos que se saben cultores del homo erotismo leído. Los temas incluyen Sexo Intergeneracional, Incesto, Sadismo, Sexo sin proteccion, Fisting, Lluvias y Fetiches Extremos Ilimitados en General.
LIBROS APOCRIFOS no posee ninguna propiedad sobre las imágenes existentes, las cuales fueron tomadas de diversos sitios de libre circulación en Internet.
*Si por alguna razón consideras que alguna de las imágenes no debe figurar aquí, por favor, contáctame y será removida.
*Este sitio contiene material prohibido para Menores de Edad e inconveniente para personas sin amplio criterio que puedan sentirse ofendidas por su contenido. Si te sientes ofendido o incomodo con la presencia de hombres desnudos, por favor RETIRATE.
*Para intercambio de links, envíame un mail.
ACTUALIZACION: CAPITULO 1, 2, 3, 4... MAS ILUSTRACIONES EN PROCESO...
LEER CAPITULO 01
LEER CAPITULO 02
LEER CAPITULO 03
LEER CAPITULO 04

AL 01.JUN.10 - MAS DE 20,300 VISITAS DESDE 91 PAISES!
EL 99.5% DE LOS QUE NOS VISITAN, REGRESAN POR MAS! 56 Seguidores.
COMENTAME TUS FANTASIAS, TUS SUEÑOS, QUE TE GUSTARIA LEER AQUI... !!!

EL CONTROL DEL AUDIO, ---> AL FINAL DE LA PAGINA.

Seguidores

CAPITULO 07

Los años perdidos en la niñez de Jesús.
CAPITULO 07

Transcurrió un cuarto de hora en reposo tranquilo, que ningún signo de turbación exterior vino a interrumpir.
La puerta estaba bajo cerrojo, y el Sacerdote había escogido bien el momento.
Mientras tanto Yeshúa, terriblemente excitado por la escena que hemos tratado de describir, había concebido el extravagante deseo de que el rígido miembro de Jonatán realizara con el la misma operación que había sufrido con el arma de moderadas proporciones de Judas.
Pasando sus brazos en torno al robusto cuello de su Protector, le susurró tiernas palabras de invitación, observando, al hacerlo, el efecto que causaban en el instrumento que adquiría ya rigidez entre su piernas.
-Me dijo que la estrechez de mi hendidura, y Jesús colocó la ancha mano de él sobre su culito, presionándola luego suavemente, lo haría descargar una abundante cantidad de la leche…
¿Por qué no le he de poder, sentirla derramarse dentro de mi cuerpo por la punta de esta cosa roja?
Era evidente lo mucho que la hermosura del joven, así como la inocencia e ingenuidad de su carácter, inflamaban al natural ya de por si, sensual Sacerdote.
Saberse triunfador, tenerlo absolutamente impotente entre sus manos, la delicadeza y refinamiento de el muchacho, todo ello conspiraba al máximo para despertar sus licenciosos instintos y desenfrenados deseoso.
Era suyo, para gozarlo a voluntad, suyo para satisfacer cualquier capricho de su terrible lujuria, y estaba listo a entregarse a la más desenfrenada sensualidad.
¡Por Dios, esto es demasiado!
Exclamó Jonatán, cuya lujuria, de nuevo encendida, volvía a asaltarle violentamente ante tal solicitud.
Dulce muchachito, no sabes lo que pides. La desproporción es terrible, sufrirías demasiado al intentarlo.
Lo soportaré todo, replicó Yeshúa, con tal de poder sentir esta cosota dentro de mí, y gustar de los chorros de leche.
¡Dios! Es demasiado para ti. Jesús, no tienes idea de las medidas de esta máquina, una vez hinchada.
Adorable criatura, nadarías en un océano de leche caliente.
¡Oh, Señor! ¡Qué dicha celestial!
Bueno pues! Desnúdate. Jesús.
Quítate todo lo que pueda entorpecer nuestros movimientos, que te prometo serán en extremo violentos.
Cumpliendo la orden, el Niño Jesús, obediente por naturaleza, se despojó rápidamente de sus ropas y buscando complacer a su Señor con la plena exhibición de sus encantos, a fin de que su miembro se alargara en proporción a lo que el mostrara de sus desnudeces. Se despojó de hasta la más mínima prenda interior, para quedar tal como vino al mundo.
Jonatán quedó atónito ante la contemplación de los encantos que ofrecían a su vista. Las estrechas caderas, las tetillas pequeñas y rosadas, la nívea blancura de su piel, la redondez de sus nalgas, la fuerza de sus muslos y brazos, el blanco y plano vientre con su pubis limpio y terso sin vellos donde colgaba atrevido su breve pene sobre unos testículos apretados contra el cuerpo, hicieron que él se lanzara sobre el joven con un rugido de lujuria.
Jonatán atrapó a su víctima entre sus brazos. Oprimió su cuerpo deslumbrante contra el suyo. Lo cubrió de besos lúbricos, y dando rienda suelta a su licenciosa lengua prometió al jovencito todos los goces del paraíso mediante la introducción de su gran aparato en el interior de su recto.
Yeshúa acogió estas palabras con un gritito de éxtasis, cuando su excitado estuprador lo acostó sobre sus espaldas y sentía ya la anchurosa y tumefacta cabeza del pene gigantesco presionando el su caliente orificio casi virginal.
El Santo Varón, encontrando placer en el contacto de su pene con las duras nalgas del niño, comenzó a empujar hacia adentro con todas sus fuerzas. Su poderoso pene empezó a segregar copiosas descargas preseminales las que lubricaban el ajustado y pequeño ano. Jonatán luchaba por alojar la cabeza de su miembro entre los húmedos pliegues del infantil ano, poniendo Jesús sobre sus espaldas lo tomo por las pantorrillas, levantándole sus piernas hasta que sus rodillas chocaron sobre su propio pecho, el ano del niño quedo completamente expuesto. Jonatán se dio a chuparle el ano por casi un cuarto de ahora, al tiempo que ya había alojado en el diminuto ano tres de sus gruesos dedos. Jesús permanecía doblado casi entrecortando su respiración por la fuerte presión que el enorme cuerpo del Sacerdote ejercía sobre el. Para el final había dilatado lo suficiente q la lengua de Jonatán podía salir y entrar del hoyo dejándolo abierto y expectante, esto era exactamente lo que esperaba el desvergonzado Sacerdote, así que en ese momento empujó resueltamente, y de un solo golpe Introdujo la mitad de su voluminoso apéndice en el interior del hermoso muchacho.
Jesús dejo escapar un grito desgarrador, así como gruesas lagrimas que corrieron por sus enardecidas mejillas, Jonatán lo lamió cual animal salvaje, lamiendo las heridas de su compañero, Pero tan pronto como Yeshúa se sintió empalado por la entrada del terrible miembro en el interior de su tierno cuerpo, perdió el poco control que conservaba y olvidándose del dolor que sufría rodeó con sus piernas las espaldas de él y alentó a su enorme invasor a no guardarle consideraciones.
Mí tierno y dulce chiquillo murmuró el lascivo Sacerdote. Mis brazos te rodean, mi arma está hundida a medias en tu cuerpo. Pronto serán para tilos goces del paraíso.
Lo sé; lo siento. No lo saque.
Húndame el delicioso objeto hasta donde pueda.
Toma, pues. Empujo, aprieto, pero estoy demasiado bien dotado para poder penetrarte fácilmente.
Tal vez te reviente, pero ahora ya es demasiado tarde. Tengo que poseerte... o morir.
Las partes de Yeshúa se relajaron un poco, y Jonatán pudo penetrar unos centímetros más.
Su palpitante miembro, húmedo y desnudo, había recorrido la mitad del camino hacia el interior del jovencito. Su placer era Intenso, la cabeza de su instrumento estaba deliciosamente comprimida por la vaina de Yeshúa.
Adelante. Estoy en espera de la leche que me ha prometido. El Protector no necesitaba de este aliento para inducirlo a poner en acción todos sus tremendos poderes copulatorios.
Empujó frenéticamente hacia adelante, y con cada nuevo esfuerzo sumió su cálido pene más adentro, hasta que, por fin, con un golpe poderoso lo enterró hasta los testículos en el interior del ano de Jesús.
Esta furiosa introducción por parte del brutal Sacerdote fue más de lo que su frágil víctima, animada por sus propios deseos, pudo soportar.

1 Response
  1. Anónimo Says:

    es tan exitante que con solo comensar a leer se me para todo mi miembro y mi imaguinacion vuela a mil por hora sintiendo los mismos deceos del señor


ESCRIBE LO QUE QUIERAS...