Contenido:
LIBROS APOCRIFOS ES ES UN BLOG PARA GAYS VARONES ADULTOS.
*Cuando en este Blog se usan los términos "Chiquillo" o "Niño" son Sólo en forma de jerga o lenguaje coloquial, entendiéndose que se hace referencia a personas Adultas. Todos los modelos aqui mostrados son de 18 años o mayores.
LIBROS APOCRIFOS es un Blog hecho de relatos, y sólo tiene sentido para aquellos que se saben cultores del homo erotismo leído. Los temas incluyen Sexo Intergeneracional, Incesto, Sadismo, Sexo sin proteccion, Fisting, Lluvias y Fetiches Extremos Ilimitados en General.
LIBROS APOCRIFOS no posee ninguna propiedad sobre las imágenes existentes, las cuales fueron tomadas de diversos sitios de libre circulación en Internet.
*Si por alguna razón consideras que alguna de las imágenes no debe figurar aquí, por favor, contáctame y será removida.
*Este sitio contiene material prohibido para Menores de Edad e inconveniente para personas sin amplio criterio que puedan sentirse ofendidas por su contenido. Si te sientes ofendido o incomodo con la presencia de hombres desnudos, por favor RETIRATE.
*Para intercambio de links, envíame un mail.
ACTUALIZACION: CAPITULO 1, 2, 3, 4... MAS ILUSTRACIONES EN PROCESO...
LEER CAPITULO 01
LEER CAPITULO 02
LEER CAPITULO 03
LEER CAPITULO 04

AL 01.JUN.10 - MAS DE 20,300 VISITAS DESDE 91 PAISES!
EL 99.5% DE LOS QUE NOS VISITAN, REGRESAN POR MAS! 56 Seguidores.
COMENTAME TUS FANTASIAS, TUS SUEÑOS, QUE TE GUSTARIA LEER AQUI... !!!

EL CONTROL DEL AUDIO, ---> AL FINAL DE LA PAGINA.

Seguidores

CAPITULO 10

Los años perdidos en la niñez de Jesús.
CAPITULO 10

Jesús comprimió el terrible dardo introducido hasta lo más íntimo de su persona y sintió crecer y endurecerse todavía más, en tanto que su enrojecida cabeza presionaba su juvenil próstata. Casi inmediatamente después su pesado amante, incapaz de controlarse por más tiempo, sucumbió a la intensidad de las sensaciones, y dejó escapar el torrente de su viscoso líquido.
-¡Oh, viene de Usted! -gritó el excitado muchacho.
Ya siento los chorros.
¡Oh, déme más... más!
¡Derrámelo en mi interior... empuje mas, no me compadezca...!
¡Oh, otro chorro! ¡Empuje! ¡Desgárreme si quiere, pero déme toda su leche!
Antes hablé de la cantidad de semen que Jonatán era capaz de derramar, pero en esta ocasión se excedió a sí mismo.
Había estado almacenado solo por unas horas pero y El Niño Jesús recibía en aquellos momentos una corriente tan tremenda, que aquella descarga parecía mas bien emitida por una jeringa, que la eyaculación de los órganos genitales de un hombre.
Al fin Jonatán desmontó de su cabalgadura, y cuando Jesús se puso de pie nuevamente sintió deslizarse una corriente de líquido pegajoso que descendía por sus fuertes muslos desde su dilatado ano.
Apenas se había separado del Padre Jonatán cuando se abrió la puerta que Conducía a la Iglesia, y aparecieron en el portal otros dos Sacerdotes.
El disimulo resultaba imposible.
-¡Jonatán! -exclamó el de más edad de los dos.
Un hombre que andaría entre los treinta y los cuarenta años.
Esto va en contra de nuestras normas y privilegios, que disponen que toda clase de juegos han de practicarse en común.
-Tómenlo entonces! Refunfuñó el aludido, - -Todavía no es demasiado tarde!
- Iba a comunicarles lo que había conseguido cuando...
Cuando la deliciosa tentación de este tierno durazno fué demasiado fuerte para ti, amigo nuestro.
Interrumpió el otro, apoderándose del atónito Yeshúa al tiempo que hablaba.
Introduciendo su enorme mano debajo sus vestimentas para tentar los firmes muslos de él así como el dilatado ano que aun seguía chorreando semen.
Lo he visto todo a través del ojo de la cerradura -susurró el bruto a su oído-.
No tienes nada qué temer, únicamente queremos hacer lo mismo contigo.
Jesús recordó las condiciones en que se le había ofrecido consuelo en la iglesia, y supuso que ello formaba parte de sus nuevas obligaciones. Por lo tanto permaneció en los brazos del recién llegado sin oponer resistencia.
Entretanto su compañero había pasado su fuerte brazo en torno a la cintura de Jesús, y cubría de besos sus mejillas.
Jonatán lo contemplaba todo estupefacto y confundido.
Así fue como el jovencito se encontró entre dos fuegos por no decir nada de la desbordante pasión de su poseedor original.
En vano miraba a uno y después a otro en demanda de respiro, o de algún medio de escapar del predicamento en que se encontraba.
A pesar de que estaba completamente resignado al papel al que lo había reducido el astuto Sacerdote Jonatán, se sentía en aquellos momentos invadido por un poderoso sentimiento de debilidad y de miedo hacia los nuevos asaltantes.
Jesús no leía en la mirada de los nuevos intrusos más que el deseo rabioso, en tanto que la Impasibilidad de Jonatán lo hacía perder cualquier esperanza de que el mismo fuera a ofrecer la menor resistencia.
Entre los dos hombres lo tenían emparedado y en tanto que el que habló primero deslizaba su mano hasta su rosado pene, el otro no perdió tiempo en posesionarse de las redondas y duras nalgas.
Entre ambos a Yeshúa le era Imposible resistir.
Esperen un momento -dijo al cabo Jonatán-.
Si tienen prisa por poseerlo cuando menos desnúdenlo sin estropear su ropa, como al parecer pretenden hacerlo.
-Desnúdate, Jesús -siguió diciendo-. Según parece, todos tenemos que compartirte.
-De manera que disponte a ser instrumento voluntario de nuestros deseos comunes.
En nuestro Templo se encuentran otros cofrades no menos exigentes que yo y tu tarea no será en modo alguno nada fácil, así que será mejor que recuerdes en todo momento los privilegios que estás destinado a cumplir y te dispongas a aliviar a estos Santos Varones de los apremiantes deseos que ahora ya sabes cómo suavizar.
Así planteado el asunto no quedaba alternativa. Jesús quedó de pie, desnudo ante los tres vigorosos Sacerdotes, y levantó un murmullo general de admiración cuando en aquel estado se adelantó hacia ellos.

ESCRIBE LO QUE QUIERAS...