Contenido:
LIBROS APOCRIFOS ES ES UN BLOG PARA GAYS VARONES ADULTOS.
*Cuando en este Blog se usan los términos "Chiquillo" o "Niño" son Sólo en forma de jerga o lenguaje coloquial, entendiéndose que se hace referencia a personas Adultas. Todos los modelos aqui mostrados son de 18 años o mayores.
LIBROS APOCRIFOS es un Blog hecho de relatos, y sólo tiene sentido para aquellos que se saben cultores del homo erotismo leído. Los temas incluyen Sexo Intergeneracional, Incesto, Sadismo, Sexo sin proteccion, Fisting, Lluvias y Fetiches Extremos Ilimitados en General.
LIBROS APOCRIFOS no posee ninguna propiedad sobre las imágenes existentes, las cuales fueron tomadas de diversos sitios de libre circulación en Internet.
*Si por alguna razón consideras que alguna de las imágenes no debe figurar aquí, por favor, contáctame y será removida.
*Este sitio contiene material prohibido para Menores de Edad e inconveniente para personas sin amplio criterio que puedan sentirse ofendidas por su contenido. Si te sientes ofendido o incomodo con la presencia de hombres desnudos, por favor RETIRATE.
*Para intercambio de links, envíame un mail.
ACTUALIZACION: CAPITULO 1, 2, 3, 4... MAS ILUSTRACIONES EN PROCESO...
LEER CAPITULO 01
LEER CAPITULO 02
LEER CAPITULO 03
LEER CAPITULO 04

AL 01.JUN.10 - MAS DE 20,300 VISITAS DESDE 91 PAISES!
EL 99.5% DE LOS QUE NOS VISITAN, REGRESAN POR MAS! 56 Seguidores.
COMENTAME TUS FANTASIAS, TUS SUEÑOS, QUE TE GUSTARIA LEER AQUI... !!!

EL CONTROL DEL AUDIO, ---> AL FINAL DE LA PAGINA.

Seguidores

CAPITULO 23

Los años perdidos en la niñez de Jesús.
CAPITULO 23

LEER LOS LIBROS DESDE EL INICIO (PRIMER CAPITULO)


Acontecio que el Niño Jesús confesó que Zacarías, padre de Juan, lo deseaba, y que evidentemente estaba en espera de la oportunidad para encaminar las cosas hacia la satisfacción de su capricho.
Por su parte, el Sacerdote Jonathán confesó que su miembro se enderezaba a la sola mención del nombre del muchachito.
Lo había confesado, y admitió jocosamente que, durante la ceremonia no había podido controlar sus manos ya que su simple aliento despertaba en él ansias sensuales incontenibles.
José, el carpintero, declaró que estaba igualmente ansioso de proporcionarse placer con los dulces encantos cuya sola descripción lo enloquecía.
Pero el problema estaba cómo poner en marcha el plan.
Si lo violara sin preparación, lo destrozaría (exclamó el padre Jonathán) exhibiendo una vez más su rubicunda maquina, todavía rezumando las prueba de su último goce, que aún no había enjugado .
-Yo no puedo gozarlo primero.
Necesito la excitación de una copulación previa -objetó José.
Me gustaría ver al muchacho bien violado -dijo Jesús- sonriente...
Observaría la operación con deleite, y cuando el padre Jonathán hubiese introducido su enorme cosa en el interior de el, tu podrías hacer lo mismo conmigo para compensarme el obsequio que le haríamos a Juan.
-Sí, esa combinación podría resultar deliciosa.
-¿Qué habrá qué hacer? -Inquirió Jesús-. -¡Dios mío, que tiesa está de nuevo su verga, Jonathán!
-Se me ocurre una idea que sólo de pensar en el me provoca una violenta erección.
-Puesta en práctica sería el colmo de la lujuria, y por tanto del placer.
-Veamos de qué se trata -exclamaron los otros dos; al unísono.
-Aguarda un poco -dijo el santo varón.
Mientras Jesús desnudaba la roja cabeza de su instrumento para cosquillear en el húmedo orificio con la punta de su lengua.
-Escúchame bien -dijo Jonathán-.
Zacarías está enamorado de Jesús.
Nosotros lo estamos de su hijo, y a esta criatura que ahora me está chupando la verga le gustaría ver a su pariente Juan ensartado hasta lo más hondo de su órganos vítales, con el único y lujurioso afán de proporcionarse una dosis extra de placer.
Hasta aquí todos estamos de acuerdo.
Ahora préstenme atención. Y tú, Jesús, deja en paz mi instrumento.
He aquí mi plan: Me consta que el pequeño Juan no es insensible a sus instintos animales.
En efecto, ese diablito siente ya la comezón de la carne. Un poco de persuasión y otro poco de astucia pueden hacer el resto. Juan accederá a que le alivien esas angustias del apetito carnal. Jesús debe alentarlo al efecto. Entretanto el mismo Jesús inducirá al Zacarías a ser más atrevido. Le permitirá que se le declare, si así lo desea él. En realidad, ello es indispensable para que el plan resulte. Ese será el momento en que debo intervenir yo.
Le sugeriré a Zacarías que José es un hombre por encima de los prejuicios vulgares, y que por cierta suma de dinero estará conforme en entregarle a su hermoso y “virginal” hijo para que sacie sus apetitos.
No alcanzo a entenderlo bien -comentó Jesús. No veo el objeto -intervino José. Ello no nos aproximará más a la consumación de nuestro plan.
Aguarde un momento (continuó el buen padre). Hasta este momento todos hemos estado de acuerdo. Ahora Jesús será vendido a Zacarías.
Se le permitirá que satisfaga secretamente sus deseos en los hermosos encantos de este. Pero la víctima no deberá verlo a él, ni viceversa.

LEER CAPITULO 24

1 Response
  1. que magnífico relato! me gustó eso de que a Isabel se la levantaron en masa, fue divertido...esa clase de detalles, al margen d elas folladas de rigor, me cautivan


ESCRIBE LO QUE QUIERAS...