Contenido:
LIBROS APOCRIFOS ES ES UN BLOG PARA GAYS VARONES ADULTOS.
*Cuando en este Blog se usan los términos "Chiquillo" o "Niño" son Sólo en forma de jerga o lenguaje coloquial, entendiéndose que se hace referencia a personas Adultas. Todos los modelos aqui mostrados son de 18 años o mayores.
LIBROS APOCRIFOS es un Blog hecho de relatos, y sólo tiene sentido para aquellos que se saben cultores del homo erotismo leído. Los temas incluyen Sexo Intergeneracional, Incesto, Sadismo, Sexo sin proteccion, Fisting, Lluvias y Fetiches Extremos Ilimitados en General.
LIBROS APOCRIFOS no posee ninguna propiedad sobre las imágenes existentes, las cuales fueron tomadas de diversos sitios de libre circulación en Internet.
*Si por alguna razón consideras que alguna de las imágenes no debe figurar aquí, por favor, contáctame y será removida.
*Este sitio contiene material prohibido para Menores de Edad e inconveniente para personas sin amplio criterio que puedan sentirse ofendidas por su contenido. Si te sientes ofendido o incomodo con la presencia de hombres desnudos, por favor RETIRATE.
*Para intercambio de links, envíame un mail.
ACTUALIZACION: CAPITULO 1, 2, 3, 4... MAS ILUSTRACIONES EN PROCESO...
LEER CAPITULO 01
LEER CAPITULO 02
LEER CAPITULO 03
LEER CAPITULO 04

AL 01.JUN.10 - MAS DE 20,300 VISITAS DESDE 91 PAISES!
EL 99.5% DE LOS QUE NOS VISITAN, REGRESAN POR MAS! 56 Seguidores.
COMENTAME TUS FANTASIAS, TUS SUEÑOS, QUE TE GUSTARIA LEER AQUI... !!!

EL CONTROL DEL AUDIO, ---> AL FINAL DE LA PAGINA.

Seguidores

CAPITULO 29

Los años perdidos en la niñez de Jesús.
CAPITULO 29

LEER LOS LIBROS DESDE EL INICIO (PRIMER CAPITULO)


-Me pregunto -dijo José después de haber recobrado el aliento y de reanimarse con un buen trago de vino…
-Me pregunto por qué es que esta pequeño me inspira tan completo arrobo. En sus brazos me olvido de mí y del mundo entero. Arrastrado por la embriaguez del momento me transporto hasta el límite del éxtasis.
La observación del padre (o reflexión), llámenle ustedes como gusten- iba en parte dirigida a Jonathán y en parte era producto de elucubraciones espirituales interiores que afloraban involuntariamente convertidas en palabras, al tercer día de juerga interminable.
-Jesús poniéndose de pie se dirigió al centro y se sentó.
-Creo poder decírtelo –dijo sentenciosamente-. Sólo que tal vez no quieras seguir mi razonamiento.
-De todos modos puedes exponérmelo -replicó José-. Soy todo oídos, y me interesa mucho saber cuál es la razón, según tú, dijo entre risas cómplice con Jonathan.
-Mi razón, o quizá debiera decir mis razones -observó el niño- te resultarán evidentes cuando conozcas mi hipótesis. El placer sensual debe estar siempre en proporción a las circunstancias que se supone lo producen y esto resulta paradójico, ya que cuanto más nos adentramos en la sensualidad y cuanto más voluptuosos se hacen nuestros gustos, mayor necesidad hay de introducir variación en dichas circunstancias. Hay que entender bien lo que quiero decir, y por ello trataré de explicarme más claramente.
¿Por qué tiene que cometer un hombre una violación a un infante, cuando está rodeado de mujeres y jóvenes deseosos de facilitarle el uso de su cuerpo?
Simplemente porque no le satisface estar de acuerdo con la parte opuesta en la satisfacción de sus apetitos.
Precisamente es en la falta de consentimiento donde encuentra el placer.
No cabe duda de que en ciertos momentos un hombre de mente cruel, que busca solo su satisfacción sensual y no encuentra una mujer que se preste a saciar sus apetitos, viola a una mujer o una niño, sin mayor motivo que la inmediata satisfacción de los deseos que lo enloquecen; pero escudriña en los anales de tales delitos. y encontrarás que la mayor parte de ellos son el resultado de designios deliberados planeados y ejecutados en circunstancias que implican el acceso legal y fácil de medios de satisfacción. La oposición al goce proyectado sirve para abrir el apetito sexual y añadir al acto características de delito o de violencia que agregan un deleite que de otro modo no existiría.
Es malo, esta prohibido, luego vale la pena perseguirlo; se convierte en una verdadera obsesión poder alcanzarlo. -¿Por qué, también -siguió diciendo Jesús ante los atónitos ojos del Sacerdote y su padre- un hombre de constitución vigorosa y capaz de proporcionar satisfacción a una mujer adulta prefiere una mozuela de apenas doce anos? Contesto: porque el deleite lo encuentra en lo anormal de la situación, que proporciona placer a su imaginación y constituye una exacta adaptación alas circunstancias de que hablaba. En efecto, lo que trabaja es, desde luego, la imaginación. La ley de los contrastes opera lo mismo en este caso como en todos los demás. La simple diferencia de sexos no le basta al sibarita, le es necesario añadir otros contrastes especiales para perfeccionar la idea que ha concebido.
Las variantes son infinitas, pero todas están regidas por la misma norma; algunos hombres altos prefieren compañeros pequeños, los bien parecidos, las mujeres feas; los fuertes seleccionan a los niños mas tiernos y endebles, y éstos a la inversa, anhelan compañeros robustos y vigorosos. La incompatibilidad es de las más increíbles incongruencias. Nadie, salvo los animales inferiores, los verdaderos brutos, se entregan a la cópula indiscriminada con el sexo opuesto, e incluso éstos manifiestan a veces preferencias y deseos tan irregulares como los de los hombres.
¿Quién no ha visto el comportamiento fuera de lo común de una pareja de perros callejeros? O no se ha reído de los apuros de la vieja vaca que llevada al mercado con su rebaño, desahoga sus instintos sexuales montándose sobre el lomo de su vecina más próxima?
Que pasaría, díganme ustedes si un día sintiesen que...


De pronto la puerta se abrió repentinamente y una desquiciada María entro cual león hambriento presa de la desesperación, que se torno en cólera al ver a los tres varones desnudos y sentados completamente ebrios.
Incrédula la Mujer miraba, para todos lados, un humor fuerte, mezcla de sudor y semen por no hablar del fuerte olor a excrementos y meado inundaban el lugar. El clima caliente no hacia mas que acentuar el olor al licor y a la droga que denunciaban los momentos de goce allí vividos.
Donde has estado hijo mío, te he buscado por todos los lugares imaginables, he preguntado por ti en cada lugar, estuve muy preocupada... dijo entre sollozos y lagrimas. ¿Hijo por que te has portado así?
-¿Y por que me buscabas mujer?... ¿No sabes que debo hacer la voluntad de mi padre?... mirando a José lascivamente.
Los tres hombres se levantaron lentamente acercándose lentamente. Casi al borde de la histeria la mujer emprendió la huida al ver las terribles erecciones que mostraban sedientos de mas sexo. Salio corriendo cubriéndose el rostro con ambas manos, temiendo ser presa de una feroz violación.

-Ruidosas carcajada y mas carcajadas inundaron la estancia, los tres varones volvieron a sentarse como si nada hubiese pasado.
Jonathan estaba al lado del niño Jesús, y vio que su mirada se había oscurecido...
Poniendo su ancha mano en la barbilla de Jesús procedió a levantarla tiernamente, -¿Qué pasa? ¿Es que algo te molesta? Ven acá corazón mío. Y atrayendo el cuerpo del niño se fundió en un profundo abrazo –Explícame que es lo que te pasa le musito al oído.
No vasto ni un solo minuto de explicaciones para que Jonathán suelte al pequeño ahogándose en carcajadas. Jesús se ruborizo bajando la mirada. Vamos mi pequeño, mi dulce e inocente pequeño, expreso mirando maliciosamente a José –Sabes lo que me ha dicho tu hijo? -Otra vez rió sonoramente.... Eh... creo que hemos creado todo un digno cofrade de la hermandad..., esta preocupado por saber cuando eyaculará y no solo eso, sino también quiere saber cuando le será permitido gozar de nuestros cuerpos así como nosotros gozamos con el.
José en el acto echo a reír, mientras que Jonathán tomando la pequeña mano de Jesús en la suya procedió a explicar, ves mi mano, ves como cubre por completo la tuya encerrándola por completo que casi ni se ve?
-Pues el hecho de que no se vea no significa que no esta allí verdad?
-Ves, es lo mismo, el hecho de que no arrojes la cantidad de leche que nosotros somos capaces de eyacular no significa que tu goce sea menor, tu eres perfectamente capaz de sentir el mismo placer como el que nosotros sentimos al poseerte, sin embargo en mucho mas gratificante sentir como corren los ríos de leche fuera de tu cuerpo y se que lo podrás hacer muy pronto solo debes ser paciente.
-Tu tierno cuerpo esta siendo estimulado tempranamente para q sea capaz de funcionar adecuadamente y veras que el día en que tu primer chorro de leche salga por esa verga que en estos momentos tengo en mis manos seré yo mismo el que beba ese precioso néctar y el segundo chorro entrara directamente en mi culo, así como entra cada vez el mío por tus intestinos; es una promesa.
Lentamente una linda sonrisa se dibujo en el rostro del pequeño, sus ojos brillaron una vez mas y sus rosadas mejillas volvieron a tener el color intenso de la juventud ante tal maravilloso juramento.
El tener el cuerpo de Jesús tan cerca había bastado para hacer que su gran arma adquiriera sus mayores dimensiones.
-Ven aquí, mi fruto prohibido -dijo él- Déjame que te joda; déjame disfrutar de tu persona a plena satisfacción.
Ese es mi mayor placer, mi éxtasis, mi delirante disfrute.
Te inundaré de semen, te poseeré a pesar de los dictados de la sociedad. Eres mío ¡Ven!
Jesús echó una mirada al enrojecido y rígido miembro de su protector, y pudo observar la mirada de él, fija en su cuerpo juvenil.
Conociendo sus intenciones, se dispuso a darles satisfacción.
Como ya su majestuoso pene había entrado con frecuencia en su cuerpo en toda su extensión, el dolor de la distensión había ya cedido su lugar al placer, y su juvenil y elástica carne se abrió para recibir aquella gigantesca columna con dificultad apenas limitada a tener que efectuar la introducción cautelosamente.
El buen hombre se detuvo por unos momentos a contemplar el buen prospecto que tenía ante sí; luego, adelantándose, separó las carnosas nalgas de Jesús, y metió entre ellos la lisa bellota que coronaba su gran arma.
Jesús lo recibió con un estremecimiento de emoción. Jonathán siguió penetrando hasta que, tras de unas cuantas embestidas furiosas, hundió toda la longitud del miembro en el estrecho cuerpo juvenil que lo recibió hasta los testículos.
Siguieron una serie de embestidas, de vigorosas contorsiones de parte de uno, y de sollozos espasmódicos y gritos ahogados del otro.
Si el placer del hombre era intenso, el de su joven compañero de juego era por igual inefable, y el duro miembro estaba ya bien lubricado como consecuencia de las anteriores descargas. Dejando escapar un quejido de intensa emoción logró una vez más la satisfacción de su apetito y Jesús sintió los chorros de semen abrasándole violentamente las entrañas.
-¡Ah, cómo me han inundado los dos! -dijo Jesús. y mientras hablaba podía observarse un abundante escurrimiento que, procedente de su ano, corría por sus piernas hasta llegar al suelo.
Ese tercer día concluyo temprano y José regreso a sus labores así como el Sacerdote a las suyas propias.

3 Responses
  1. lei apasionadamente tu relato y logro despertar mis mas ocultas fantasias y estirar mi carne. La estructura del relato a modo de dialogo al estilo de un maestro iniciador cautiva mucho y el uso de nombres de personajes conocidos como jesus despierta aun mas emociones encontradas y feroces. Tu escritura es meticulosa, explicativa,y ardiente con lo que dice y muestra, da ganas de seguir o empezar de nuevo. No es mi estilo pero admiro a quien escribe distinto. Un abrazo sobre tus pies desarma mi corazon. guillermo


  2. Ya estás sacándole el jugo a Sade, y lo que es mejor, ya empiezas a ironizar divinamente: la parodia de la escena de la huída en el templo me hizo desarmarme de risa. !Más, más!


  3. PERROestepario Says:

    muy buena macho, dime de donde sacas esos dibujos, son de Julius? pero como haces, el te ilustra tus cuentos o hace trabajos para ti?
    la verdad muy bueno te felciito, estoy muy intrigado con la trama de la historia.
    Fantastico y morboso...
    No veas lo caliente que me tienes...


ESCRIBE LO QUE QUIERAS...